Coco es una película animada muy conocida por todos, se estrenó en el año 2017 y desde ese entonces se ha convertido en la favorita de muchos. La cinta dirigida por Lee Unkrich y producida por Pixar y Walt Disney Pictures está inspirada en la famosa fiesta del día de los muertos en México. Desde su lanzamiento ha sido ganadora de muchos premios entre ellos, un globo de oro, premio Óscar, MTV Miaw, entre otros.

En este resumen de la pelicula coco les contaremos todo acerca de una de las películas animadas más populares desde su lanzamiento en el 2017.

Resumen

La película inicia contando la historia de cómo inicio la familia Rivera, con Mamá Imelda, Héctor Rivera y su pequeña hija Coco; Héctor era un cantante el cual un día salió de casa y no volvió abandonado a su esposa y su hija, desde ese día mamá Imelda decidió alejar todo lo que le recordara a él, incluyendo la música de manera de que prohibió que en su familia se escuchara música, trasmitiendo esto desde generación a generación.

Como sustento mamá Imelda decide aprender a elaborar zapatos, y cuando su hija (Coco) crece le enseña a hacerlo, convirtiéndose en el negocio familiar de todos los Rivera el cual perdura de generación tras generación. Es entonces cuando llegan a la generación de Miguel, un pequeño que ama la música y quiere ser un cantante famoso como su ídolo ya fallecido Ernesto de la Cruz; sin embargo por obvias razones no puede expresarlo ya que en toda su familia odian lo que tenga que ver con música, sobretodo su abuela Helena, hija de Mamá Coco.

Se acerca el día de muertos y toda la familia preparan los alteres y todo lo necesario para celebrar el día de muertos, recordando a todos sus familiares; ese mismo día hay una prueba de talentos en el pueblo a la cual Miguel asistirá con una guitarra que él mismo hizo, mientras intenta salir de la casa sin ser descubierto se encuentra con que sus familiares sigues en los preparativos, por lo que para no ser descubierto se esconde en el cuarto donde tiene los alteres para sus familiares, metiendo debajo de la mesa a su perro Dante y la guitarra.

Cuando Dante sale de la mesa, sin querer tumba del altar la fotografía de mamá Imelda, rompiendo el porta retrato; Miguel se da cuenta que al lado de ella la acompaña un hombre que no se le ve el rostro porque arrancaron su cara de la foto y sostiene en su mano una guitarra, la misma del famoso Ernesto de la cruz, es aquí cuando Miguel llega a la conclusión de que este cantante es su tataranieto. Con la ilusión de que su familia ahora sí apruebe sus gustos con su reciente descubrimiento, les dice a todos que participara en el concurso de talento lo que molesta a su abuela (Helena) quien acaba rompiéndole la guitarra a Miguel.

El niño dolido con lo ocurrido huye y se va a la plaza a pedir quien le puede prestar una guitarra para presentarse al concurso, debido a que nadie le presto una decide irse al mausoleo en el cementerio y robar la guitarra del fallecido Ernesto. Cuando el chico toca el instrumento es transportado a otra dimensión en la cual las personas vivas no pueden verlo a excepción de Dante y las personas fallecidas. Miguel se encuentra con sus familiares fallecidos, quienes lo llevan a una oficina donde se encuentra Mamá Imelda alegando que porque no podía cruzar en esta ocasión el puente, es entonces cuando se dan cuenta que no pudo cruzar porque Miguel había quitado su foto del altar. 

Miguel no comprendía lo que le había sucedido y le explican que está allí como castigo por haber robado la guitarra y que si no vuelve a su dimensión antes del amanecer quedara atrapado en ésta. El oficinista les dice que con la bendición de uno de sus familiares sosteniendo un pétalo de la flor de los muertos puede volver sin problema.

Mamá Imelda decide darle la bendición con la condición de que ponga su fotografía de vuelta y se olvide de la música para siempre, el chico con tal de regresar acepta; instantáneamente regresa de nuevo al mausoleo, pero no se resigna a dejar la música, así que decide regresar al mundo de los muertos para que otro familiar le diera su bendición sin esta restricción. 

Toca de nuevo la guitarra y se transporta a la otra dimensión, sin embargo ninguno de los familiares quiere darle su bendición, más que mamá Imelda pero bajo sus condiciones, el chico huye y decide ir en busca de su tatarabuelo Ernesto para que le dé su bendición y pueda regresar. En su huida Miguel se encuentra con Héctor, un alma olvidada que asegura es amigo de Ernesto, ambos hacen un trato a cambio de que Miguel ponga su foto en el altar de su familia. 

Tras varios intentos fallidos de localizar a Ernesto, la única opción es participar en un concurso que éste ha organizado y que como premio tenía ir a conocerlo; Héctor consigue una guitarra y Miguel logra presentarse, descrestando a todos los concursantes y público. Sin embargo no pudo quedarse ya que su familia llego allí, Héctor se da cuenta de que Miguel le mintió al decirle que el único familiar era Ernesto; el chico huye nuevamente y se dirige hacia la fiesta de Ernesto donde logra ingresar y encontrarse con este hombre, le cuenta que es su tataranieto y que necesita su bendición. Cuando Ernesto se disponía a dar su bendición los interrumpe Héctor, ambos hombres empiezan a discutir y es cuando Miguel se da cuenta que Ernesto robó las canciones de Héctor que lo hicieron famoso y que también fue el que lo mató.

Ambos son llevados a una especie de calabozo, allí Héctor le cuenta todo a Miguel y le dice que él sólo quería volver a ver a su hija Coco, en ese momento el niño se da cuenta que Héctor es realmente su tatarabuelo, afortunadamente llegan sus familiares a rescatarlos con ayuda de un guía espiritual. Miguel le cuenta todo a mamá Imelda y le pide que lo ayuden a recuperar la foto de Héctor que está en poder de Ernesto, pues Coco ya lo está olvidando. 

Los familiares deciden ayudarlo, logran quitarle la foto pero a último momento Ernesto en un forcejeo hace perder la fotografía, lamentablemente Héctor ya está desapareciendo y el amanecer se acerca, Miguel muy triste es regresado a la dimensión de los vivos.

Cuando Miguel logra regresar al mundo de los vivos, corre desesperadamente en busca de Mamá Coco, intentando por todos los medios que ésta logre recordar de nuevo a Héctor para que no desaparezca, tras fallar en sus intentos le queda un último recurso; Miguel le canta la canción de «Recuérdame» que le compuso Hector a su hija, mientras canta Mamá Coco empieza a cantar y recordar de nuevo a su padre, diciéndole a Miguel y todos los familiares presentes que su padre era cantante, mostrándoles el pedazo de foto que hacía falta con el rostro de Héctor.

Gracias a lo que cuenta Mamá Coco, la familia termina aceptando el amor que tiene Miguel por la música y con ayuda de las cartas que dejo Héctor a Mamá Coco, logran probar que Ernesto de la Cruz fue un fraude, siendo olvidado en ambos mundos.

Un año después, los familiares empiezan de nuevo con los preparativos del día de los muertos, en esta ocasión añadieron una foto más al altar, la de mamá Coco y por supuesto el pedazo de foto que hacía falta de Héctor. Es entonces cuando al otro lado antes de cruzar el puente que comunica con el mundo de los vivos se encuentran Mamá Imelda, Héctor y su hija Coco.